26
jun

Cuando se adquiere un automóvil que se destina al desarrollo de la actividad de agente comercial y de otras actividades profesionales, la Agencia Tributaria entiende que las deducciones del IVA soportado de dicha compra es del 50% al no estar el vehículo destinado de manera exclusiva a una actividad profesional de agente comercial. No resultaba aplicable respecto del mismo la referida presunción de afectación total a actividades empresariales o profesionales (el 100%) tal y como se recoge en el Artículo 95 de la Ley del IVA. 

Hay 2 sentencias que le dan la razón a los afectados respecto a la deducción del 100%. Aunque no establece jurisprudencia.

La primera sentencia fue el 3 de Septiembre de 2012. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana reiterando lo ya dicho por el mismo en sentencias anteriores, resuelve el caso basándose en el derecho comunitario y en la interpretación clara que a su juicio ha realizado del mismo en Tribunal de Justicia de la Unión Europea, y concluye que no procede aplicar lo previsto en el artículo 95 de la Ley española del IVA respecto de los casos de bienes que tan sólo estén afectos en parte al desarrollo de una actividad empresarial o profesional, y declarar por el contrario el derecho a la deducción íntegra del IVA soportado por la adquisición de un bien (en este caso, un automóvil) aunque el mismo estuviese tan sólo afecto de manera parcial al desarrollo de actividades empresariales o profesionales. 

La segunda es del 15 de Febrero de 2013. En este caso, la Audiencia Nacional en la sala de lo Contencioso-Administrativo se centra en analizar la completa afección de determinados vehículos a la actividad empresarial, determinando por lo tanto si la deducción de las cuotas del IVA soportado deben ser del 100% como afirma el recurrente o si por el contrario ha de aplicarse el porcentaje del 50% de deducibilidad. 

De lo expuesto en el artículo 95 de la IVA se deduce lo siguiente:

  • Cuando no se ha probado la completa afectación del vehículo a la actividad empresarial se deducirá el 50% por la presunción establecida en el precepto. 
  • Se presumen afectos al 100%, los vehículos utilizados en los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales. 

En el presente caso, la recurrente ha acreditado que los vehículos que nos ocupan se destinan exclusivamente a sus actividades económicas, mediante prueba testifical en la que el testigo afirma haber utilizado T-289 para sus desplazamientos profesionales, y mediante prueba documental en la que se acredita:
- Descripción de los vehículos,
- Descripción del puesto de trabajo al que se destina su uso,
- Kilómetros realizados,
- Finalidad de los desplazamientos.

La Audiencia Nacional en este caso, estima la demanda, señalando que dado que la compañía ha aportado pruebas fehacientes que acreditan la afección exclusiva del vehículo a su actividad corresponde a la misma la deducibilidad del 100% de las cuotas del Impuesto soportadas.

0 Sin comentarios

Comentarios cerrados.