04
feb

 

La Ley 7/2012, de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude introdujo a través de la nueva disposición adicional decimoctava de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, una nueva obligación específica de información en materia de bienes y derechos situados en el extranjero.

El cumplimiento de la obligación de declarar no va ligado a un impuesto específico, ya que la normativa ha usado como criterio delimitador el concepto de residencia.

De todas formas las leyes de los diversos tributos pueden establecer consecuencias especificas en caso de incumplimiento de la obligación de información.

En este sentido, la Ley 35/2006, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, han regulado consecuencias específicas para los contribuyentes obligados a tributar por dichos impuestos por la integridad de su renta, por lo que, claramente, la totalidad de dichos sujetos resulta también obligada a cumplimentar la nueva declaración informativa.

El desarrollo de esta nueva obligación de información ligada al ámbito internacional se encuentra en los artículos 42 bis, 42 ter y 54 bis del Reglamento General de las actuaciones y los procedimientos de gestión e inspección tributaria y de desarrollo de las normas comunes de los procedimientos de aplicación de los tributos aprobado por el Real Decreto 1065/2007, modificado por el Real Decreto 1558/2012.

Estos artículos establecen en la práctica obligaciones de información sobre tres categorías diferentes de bienes y derechos situados en el extranjero:

Artículo 42 bis. Obligación de informar acerca de cuentas en entidades financieras situadas en el extranjero.

Artículo 42 ter. Obligación de información sobre valores, derechos, seguros y rentas depositados, gestionados u obtenidas en el extranjero.

Artículo 54 bis. Obligación de información sobre bienes inmuebles y derechos sobre bienes inmuebles situados en el extranjero.

Estas tres obligaciones de información tributaria se han reunido en un solo modelo informativo, el modelo 720, que es el que se aprueba en esta Orden.

La presentación es exclusivamente por vía telemática.

El plazo de presentación es desde el 1 de enero al 31 de marzo del año siguiente al que se informa, pero exclusivamente para los modelos de 2012 el período será desde el 1 de febrero al 30 de abril de 2013.

Entrada en vigor, 1 de febrero de 2013.

 

0 Sin comentarios

Comentarios cerrados.