13
jun

Dada la actual situación, se hace imprescindible reducir, las cargas

administrativas que dificulten el desarrollo del comercio minorista, el gran

protagonista del consumo interior nacional. Se pretende, con este decreto,

dinamizar el sector permitiendo un régimen más flexible de aperturas.

Así, se eliminan todos los supuestos de autorización o licencia municipal

previa, motivados en la protección del medio ambiente, de la seguridad o de

la salud públicas, ligados a establecimientos comerciales y otros que se

detallan en el anexo del decreto con una superficie de hasta 300 metros

cuadrados. La flexibilización se extiende a todas las obras ligadas al

acondicionamiento de los locales afectos a la actividad que no requieran de la

redacción de un proyecto de obra de conformidad con la Ley 38/1999, de 5 de

noviembre, de Ordenación de la Edificación. De esta manera, se podrá iniciar

la ejecución de obras e instalaciones y el ejercicio de la actividad comercial y

de servicios con la presentación de una declaración responsable o

comunicación previa, según el caso, en la que el empresario declara cumplir

los requisitos exigidos por la normativa vigente y disponer de los documentos

que se exijan, además de estar en posesión del justificante del pago del

tributo correspondiente cuando sea preceptivo.

El control administrativo pasará a realizarse a posteriori aplicándose el

régimen sancionador vigente en materia de comercio interior, ordenación del

suelo y urbanismo, protección de la salud, del medio ambiente y del

patrimonio histórico artístico

En lo relativo al ordenamiento municipal o autonómico, cualquier norma,

disposición o acto, adoptado que contravenga o dificulte la aplicación de este

régimen, podrá ser declarado nulo de pleno derecho, sin perjuicio de la

exigencia, en su caso, de la correspondiente responsabilidad patrimonial a la

administración pública incumplidora.

La eliminación de licencias de apertura y actividad se consagra en un total

de cinco artículos, en los que se regula el objeto, ámbito de aplicación,

inexigibilidad de licencias municipales previas a la apertura de

establecimiento, régimen de declaración responsable y sujeción al régimen

general de control.

En el anexo de este R.D. se detallan las actividades sujetas al mismo,

realizadas en el territorio nacional, cuya superficie útil de venta no supere los

300 metros cuadrados.

Quedan excluidas de este R.D. las actividades desarrolladas en

establecimientos que impacten sobre el patrimonio histórico o sobre bienes de

dominio público.

Entrada en vigor,

 

27 de Mayo de 2012 

http://www.boe.es/boe/dias/2012/05/26/pdfs/BOE-A-2012-6929.pdf



0 Sin comentarios

Comentarios cerrados.